1/3/2013

5 razones para usar portfolios digitales en el aula


Hoy, más que nunca, disponemos de una casi infinita y, a veces, desquiciante, gama de herramientas y aplicaciones disponibles para nuestras aulas (con mayor o menor interés educativo). En consecuencia, el mundo digital ha creado una nueva forma de intercción entre las personas y, también, una nueva manera de difundir conocimientos: dicen que cualquier respuesta está a unos clicks de distancia... Nos convenza o no esta (temeraria) afirmación, lo cierto es que hay que adaptarse o claudicar, y los portfolios son una buena manera de comenzar y, por supuesto, de mostrar el trabajo propio del personal docente, exhibiendo los logros del alumnado y los resultados de nuestras innovaciones educativas.

Tareas más completas

  • Los portfolios digitales amplían el repertorio de técnicas disponibles para el alumando a través de las cuales pueden demostrar su aprendizaje: al papel y al lápiz, se añaden fotos, vídeos y audios. Las tareas se vuelven más completas.

Inclusión

  • En aulas inclusivas, posibilita la participación de estudiantes con diversidad funcional (por ejemplo, N.E.E.), proporcionándoles modos alternativos de expresión y de demostración de conocimientos

Familias 

  • Mayor accesibilidad de cara a las familias, que pueden ver el trabajo de sus hijos e hijas expuesto en "muros" digitales, y recibir la retroalimentación por parte del docente en un breve lapso de tiempo

Aprendiendo a comunicar(se)

  • La comunicación efectiva, tanto de forma oral como escrita - o sea, la famosa "Competencia Lingüística" de la LOCE - es una habilidad de supervivencia hoy en día (y cada vez cobrará más importancia)

Huella y permanencia

  • Cada estudiante puede su evolución durante periodos más largos de tiempo: el papel se desecha o se almacena, quedando relegado en el olvido.; el portfolio digital permanece (y es accesible por todos y todas)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada