18 mar. 2013

8 consejos para integrar la Cultura Pop

La cultura pop nos ofrece una oportunidad para llegar a nuestro alumnado y, además, conocer sus lugares comunes; al fin y al cabo, los y las estudiantes invierten una gran cantidad de tiempo interactuando con ésta. Puede servirnos como herramienta educativa y puede ofrecernos recursos didácticos de gran valía: no hemos de perder de vista el tiempo que pasan expuestos y expuestas a los medios, tanto la televisión como la música, videojuegos y libros.

1. Crear lecciones que perduran

Un maestro de primaria reescribió una letra de una popular canción, muy conocida entre los alumnos y las alumnas, para explicar a Galileo con referencias historicamente correctas pero de forma atractiva. Hacer cortos o canciones, dependiendo de las etapas, es otra idea estupenda. También podemos utilizar las creaciones de otros y otras

2. El pop como un tema de debate

Mostrar clips de películas, canciones... Es especialmente útil este tipo de recurso para la Educación en Valores o para fomentar el pensamiento crítico o el debate en torno a temas de actualidad.

3. Un tema para escribir

Es obvio que los y las estudiantes estarán más dispuestos a escribir o realizar tareas de tanta complejidad sobre un tema que les interesa... y la cultura pop está llena de temas que les interesan o, al menos, puede convertirlos en algo más accesible o atractivo.


4. Materiales educativos

Sin ánimo de repetirnos, la música, el cine o los videojuegos son recursos que podemos llevar al aula: por ejemplo, analizar la letra de una canción desde el punto de vista de sus valores o para discutir el significado de sus palabras, el tono, la composición...

5. Ideas más fáciles de entender

Hablar utilizando la cultura pop es hablar en el idioma de tu alumnado, te guste o no: tus alumnos y alumnas suelen tener dificultades para identificar relaciones y conceptos que abordamos en el aula.

6. Crear nuestros propios medios de comunicación

Crear una página de Facebook a modo de cuenta ficticia de un personaje histórico o poner a Nietzsche a enviar tweets son dos recreaciones de gran interés didáctico y mucho más divertidas para tus alumnas/as que leer los libros de este autor, a secas (que, obviamente, tendrán que repasar igualmente, pero de modo más detenido)

7. Conocer al estudiantado

La mayoría de los maestros son de generaciones muy anteriores a su alumnado, e incluso los y las más jóvenes pueden encontrarse perdidos ante la cultura popular de los niños y niñas.

8. Derechos de autor y contenidos delicados

En otras ocasiones, hemos de tener en cuenta que puede no ser el contenido más adecuado: hemos de tener en cuenta la edad de las alumnas y los alumnos antes de utilizar materiales con contenidos explícitos o inadecuados. Así mismo, debemos respetar los derechos de autor.


Basado en un texto de TeachThought

0 comentarios:

Publicar un comentario