8 mar. 2013

SOS: Se necesitan científicas. 4 Claves en la acción educativa

Con motivo del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, queremos recordar a nuestra lectoras y lectores  la necesidad de paliar los efectos de la elección diferenciada de estudios medios y superiores en función del género, con las consecuencias nefastas que la (¿auto?) exclusión del 53% de la población tiene sobre el estudio de las ciencias básicas


1. Exponer a las jóvenes a la Ciencia

Centrar la atención en las adolescentes no puede solucionar todos los condicionantes sociales que influyen en la elección diferencial de estudios sobre las mujeres; la corrección de la percepción negativa de las niñas sobre la ciencia, de las mujeres científicas o de la imagen del investigador - varón y blanco - sí puede contribuir, como una solución conjugada con muchas otras, a favorecer una recepción positiva de las disciplinas científicas en la Educación Secundaria por parte de éstas. Los maestros y maestras de Primaria deben esforzarse desde el principio en crear un ambiente favorable, que sea continuado en el Instituto y las Facultades Universitarias, así como los centros de Formación Profesional. La FP técnica es un terreno desierto de mujeres jóvenes, que se excluyen y autoexcluyen de oficios juzgados históricamente como varoniles, tendiendo éstas hacia oficios relacionados con los bienes simbólicos. Para más información al respecto, puede leerse la obra del sociólogo francés, P. Bourdieu, y, en especial, La dominación masculina.

No te pierdas el genial vídeo de Rebecca Watson

2. Incentivar la participación en programas especiales


Organizar talleres o animar a las chicas a participar en aquellos que las Universidades convocan cada vez con más asiduidad es una labor educativa que las y los docentes no podemos dejar a un lado. Han de comprender que son capaces y que tienen esa oportunidad, no encontrándose en desventaja cognitiva de ningún tipo con respecto a sus compañeros varones. Las mujeres jóvenes no hemos de temer el "riesgo" que muchas veces percibimos al elegir carreras universitarias largas y dificultosas, entre las cuales se cuentan las carreras científicas e investigadoras o las ingenierías. Desde aquí apoyamos las políticas educativas que favorezcan, realmente, la inmersión de las mujeres jóvenes en las disciplinas técnicas y científicas.


3. Apoyar las oportunidades de aprendizaje en la comunidad


Poco a poco, siguiendo la tendencia anglosajona, empiezan a surgir acciones extraescolares que motivan a las chicas a explorar campos dominados, hasta ahora, por los varones: informática, tecnología, física o matemáticas

4. Ejercer de tutores y tutoras

Es parte de nuestro trabajo y es una de nuestras tareas más importantes, aunque infravaloradas. Sin embargo, a la hora de tomar las riendas, de Educar, el tutor y la tutora tienen muchos más recursos y contacto con el alumnado que cualquier otro/a docente. La proliferación de información posibilita el acceso a recursos accesibles que nos pueden ayudar en esta labor, seamos o no especialistas en disciplinas científicas.


La ciencia española NO necesita tijeras, y la ciencia española no puede permitirse el lujo de perder a la mitad de sus potenciales estudiantes e investigadoras. No caigamos también nosotras/os, docentes, en el mito del eterno femenino, ni en los estereotipos del científico, ni en las Dos Culturas de Snow: LA CIENCIA ES POBLEMA DE TODAS Y TODOS.



La idea original para realizar este artículo es de Edutopia :)

0 comentarios:

Publicar un comentario