4 abr. 2013

Las 4 c's que la Educación necesita



1. Centrada en los y las estudiantes

Esto no implica suprimir, necesariamente, las intervenciones y exposiciones de las/os docentes, sino que la fuente principal de conocimiento no va a ser siempre el maestro: no se trata de escuchar, absorver, retener y repetir como una cotorra. El estudiantado ha de ser capaz de adquirir nueva información por si mismos y aprender de forma autónoma, conectando los conocimientos que ya tienen con la solución de los problemas que se les planteen, sin poder recurrir al profesor o a la profesora para que les solucione y les de todas las respuestas. El y la docente se convierten en facilitadores que no imparten docencia transmitiendo información recibida por el alumnado pasivamente, sino que animan a buscar por cuenta propia las soluciones y fomentan - ahora sí, y verdaderamente - una conducta responsable en todos los ámbitos de la vida de sus estudiantes: también el académico.


2. Colaboración

El alumnado debe aprender a trabajar colaborativamente, y tanto en equipo como en grupo: la tarea de buscar la información, seleccionarla críticamente y dotarla de un nuevo significado requiere un esfuerzo colosal... Además, en otros ámbitos de su vida, muy posiblemente, necesitarán dicha habilidad: lo ideal sería participar en proyectos de colaboración con otras aulas de todo el mundo, como propone OEI a través de Ibertic, y, nosotros/as, los/as docentes, aprender de las diferentes prácticas y metodologías en desarrollo.


3. Contexto

Centrar la enseñanza en el estudiante no implica dejar el control de la clase al alumnado, ni mucho menos; los y las docentes proporcionan orientación y transmiten conocimientos... claro. Pero además de mostrar nociones teóricas más o menos "emocionantes", transmiten habilidades que son imprescindibles: pensamiento crítico, alfabetización digital, redacción, selección, análisis y síntesis de la información, autonomía personal, aprendizaje informal autodirigido, etc.

4. Ciudadanía

Sí: en la escuela sí hemos de educar en la ciudadanía, el respeto, la responsabilidad y el ejercicio de la participación pública y la vida privada en un marco ético. Sí. Y, es más: esta tarea no puede reducirse a una o dos horas a la semana en de un curso puntual, ni a la hora de tutoría. La comunidad educativa entera, incluídas las familias, deben participar. La Educación es un problema de todos y todas, no la tarea exclusiva de las instituciones escolares. Ayudar en la limpieza del barrio, en el reparto de alimentos, en los comedores sociales... TAMBIÉN es Ciudadanía. La ciudadanía digital también es ciudadanía: las posibilidades de Internet, en este ámbito, son infinitas.

Inspirado en...

0 comentarios:

Publicar un comentario